qué es bruxismo

Qué es el bruxismo y cómo tratarlo

Todo el mundo en su entorno más cercano ha oído a alguien decir que rechina los dientes, que aprieta la mandíbula por la noche… O probablemente seas tú quien se lo cuente a los demás. Pues bien, eso es bruxismo: La acción involuntaria en la que se aprietan los dientes y/o se tensionan los músculos de la mandíbula hasta puntos en los que estos rechinan y sufren erosiones y desgastes dentales.

Origen del bruxismo: Causas

Ahora que ya sabes qué es el bruxismo, vamos a ver algunas de las causas más comunes:

  • Maloclusiones o alteraciones en la articulación temporomandibular: Como ya te explicamos en este otro post, la maloclusión se caracteriza por no encajar bien los dientes de arriba con los de abajo. Aquellos pacientes que no tienen un contacto dentario correcto tienden a bruxar, es decir, padecen bruxismo.
  • Estrés o ansiedad: Diferentes estudios han demostrado que los pacientes con gran volumen de estrés o ansiedad en su día a día, son propensos a sufrir bruxismo. Al parecer, bruxando  canalizan sus estados emocionales.
  • Hábitos de consumo no saludables: Aquellas personas que consumen de manera regular tabaco, alcohol y otras drogas son propensos a padecer bruxismo. Pero, no todas las sustancias que favorecen el bruxismo son estupefacientes. También algunas bebidas energéticas y complementos nutricionales pueden provocarlo.

En este sentido, es importante mencionar que estos hábitos pueden producir una alteración de la serotonina y la dopamina. Si estos neurotransmisores no están en equilibrio, el más probable que aparezca el bruxismo.

También existen otras menos comunes y poco conocidas por dentistas. Nos referimos, por ejemplo, a aquellos pacientes que padecen bruxismo por alguna alteración ocular. Sí, lo que pase en tus ojos también se relaciona con la boca.

Por ejemplo, hay pacientes que para enfocar o ver mejor tienden a entornar los ojos, adoptando expresiones de rasgos asiáticos. ¿Nos entendemos verdad? Pues bien, esta expresión a veces se acompaña con el apretamiento de dientes.

Nuestro subconsciente hace que el guiño ocular de nuestros ojos se acompañe con el apretamiento mandibular.

Bruxismo y sueño

Hay personas que conviven durante todo el día con el apretamiento dental. Sin embargo, es mucho más frecuente que el bruxismo aparezca solo por la noche. Por eso, en la actualidad el bruxismo se enmarca como una patología dentro de la medicina del sueño.

¿Por qué? Porque el bruxismo, normalmente, va acompañado de ronquidos, apneas o, en general, una mala calidad de sueño. Un sueño no reparador que hace que la persona que padece bruxismo se despierte con la sensación de no haber descansado. Para mejorar la higiene y calidad del sueño, es recomendable tener cenas ligeras y hacer la digestión antes de ir a la cama.

También es importante evitar las pantallas antes de ir a dormir. Los destellos lumínicos que producen el móvil o la tablet alteran la melatonina, que es la hormona encargada de conciliar el sueño. Si dejamos de utilizar las pantallas unas dos horas antes de irnos a la
cama, más melatonina produciremos y no solo conciliaremos el sueño antes, sino que este será de mayor calidad.

Síntomas del bruxismo

Si despiertas con dolor de muelas o músculos de la cara… Es probable que padezcas bruxismo. Quizá no notes nada al despertar, pero la persona con la que compartes cama duerme acompañada por el hilo musical de tus rechinamientos.

También es posible que notes desgaste en tus dientes o alguna erosión. Estos son los casos de blanco y en botella, pero no siempre es así.

Hay veces que las consecuencias se manifiestan de otra forma, por ejemplo:

  • Dolor de cabeza
  • Molestias en los músculos de la cara
  • Tensión en las cervicales y/o cuello
  • Inflamación de las encías o la mandíbula
  • Dolor de oído
  • Mala calidad de sueño y fatiga

Hemos visto origen, causas y consecuencias del bruxismo. Veamos ahora cómo tratarlo.

Tratamiento del bruxismo

La mayoría de los dentistas utilizan la férula de descarga como tratamiento del bruxismo. Sin embargo, los sin aparatos somos reticentes a ella.

Ya vimos unos párrafos atrás algunas de las causas que producen el bruxismo: estrés y ansiedad, maloclusiones, etc. Tenemos una pregunta para ti, imagina que sufres ansiedad, ¿una férula va a eliminarla? Voilà. No. Una férula no va a acabar con tu ansiedad, ni tampoco con el bruxismo, lamentablemente.

¿Entonces? Nosotros defendemos que el tratamiento del bruxismo debe estar enfocado en tratar la causa y no la consecuencia. Seguimos con los ejemplos, supongamos ahora que un paciente sufre bruxismo por una maloclusión. ¿Solucionaría la férula la maloclusión? Otra vez no.

Nosotros trataríamos la maloclusión y en consecuencia el bruxismo también, puesto que desaparecería gracias al equilibrado oclusal.

La férula ayuda a evitar el desgaste dentario, puede que consiga mermar la tensión mandibular, pero en ningún caso va a tratar el origen del bruxismo. Además, la férula se utiliza por la noche, ¿qué pasa con el resto del día? Recuerda que hay personas que también sufren bruxismo durante el día…

Si crees que podrías padecer bruxismo y quieres encontrar un dentista que trabaje con nuestra filosofía en este buscador podrás encontrarlo, solo tienes que introducir el nombre de tu municipio o el código postal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.