¿Qué es la odontología preventiva?

Seguramente conozcas el refrán “más vale prevenir que curar”, ¿verdad? Pues de eso trata la odontología preventiva si quisiéramos explicártelo en pocas palabras.

Esta metáfora te ayuda a situarte, pero es una explicación vaga si lo que quieres es comprender en profundidad qué es la odontología preventiva. Por eso, hoy vamos a meternos de lleno a hablar de odontología preventiva, para que no solo conozcas qué es, también comprenderás como tú, en tu día a día puedes colaborar en la prevención de tu salud bucodental y, en consecuencia, en tu salud a nivel general.

Diferencias entre la odontología tradicional y la odontología  preventiva

El refrán que comentábamos en líneas anteriores te habrá ayudado a situarte, pero más aún lo hará lo que vas a leer a continuación.

La odontología tradicional, la que lamentablemente se sigue estudiando en las facultades, se encarga de solucionar la enfermedad o anomalía de la boca. Curar una caries a través de un empaste, corregir el apiñamiento dental con brackets o alineadores, tratar la gingivitis (o enfermedad de las encías) a través de colutorios y dentífricos.

A diferencia, la odontología preventiva persigue que esa caries no exista nunca, que el apiñamiento dental no se produzca o que la gingivitis no llegue a tus encías. Y eso es lo que pretendemos los dentistas que pertenecemos a la comunidad Los sin aparatos. Trabajamos para que tus visitas al dentista sean para prevenir, y no para curar.

odontología preventiva

Odontología preventiva, ¿desde cuándo?

La odontología preventiva en niños se aplica desde que sale el primer diente, incluso, desde el embarazo. ¿Tan pronto? Puede que te estés preguntado. Pues sí, y ahora vas a comprender por qué.

Los dientes de leche se forman en el bebé durante los meses de embarazo, aunque el niño obviamente nacerá sin dientes, estos se están desarrollando desde que está en el vientre. Por ello, es importante que las futuras mamás conozcan esta información, porque su dieta durante el embarazo contribuirá, en parte, en la calidad de los dientes de su hijo. De odontología preventiva y alimentación hablaremos unos párrafos más abajo.

Esta prevención desde el embarazo no es solamente para cuidar los dientes de leche que se están formando en el bebé, también es para la madre. Es posible que ya conozcas algo sobre la revolución hormonal que viven las mujeres durante la época de gestación. ¿Crees que esta bomba hormonal no afecta a la boca? ¡Claro que afecta!

En ese momento de montaña rusa hormonal la susceptibilidad de las encías para inflamarse o sangrar se multiplica. Esto se debe al aumento de progesterona propio del embarazo. Además, durante los últimos meses de embarazo, la composición de la saliva cambia por lo que su efecto protector ante bacterias disminuye.

Entonces, ¿es importante ir al dentista durante el embarazo? Sí, muy recomendable.

Si te ha parecido interesante la odontología preventiva en niños y durante el embarazo, te encantará el libro de Eider Unamuno, experta en odontología preventiva y fundadora de la comunidad Los sin aparatos. Aquí podrás acceder a su libro Cuida los dientes de tu hijo.

Odontología preventiva e higiene bucal

¿Ayuda la higiene a prevenir? Sí, rotundamente sí. En numerosas ocasiones las enfermedades bucales se producen por una mala higiene, tanto en niños como en adultos.

En el caso de los niños, el cepillado debe realizarse desde que erupciona el primer diente. No hay excusas, no vale que solo tenga uno o dos dientes, o que son de leche… No, sí lo que quieres es adoptar medidas de odontología preventiva esta es realmente importante.

Aunque el niño tenga dientes de leche que van a caerse, estos deben estar limpios y evitar a toda costa la caries. Si aparece caries en dientes de leche, el niño probablemente no pueda masticar como debiera y, además, la caries va a mermar la capacidad de crecimiento del diente.

Debemos asegurarnos de que el niño aprende a cepillarse los dientes, no obstante, lo recomendable es que los padres supervisen esa limpieza hasta, aproximadamente, los 10 años.

Tanto para adultos como para niños, los dentistas que trabajamos con una filosofía de odontología preventiva recomendamos que, además del cepillado diario después de cada comida, acudas a revisión y limpieza, al menos, dos veces al año. Podrás encontrar una clínica que trabaje con una visión de odontología preventiva en nuestro buscador.

Odontología preventiva y alimentación

Que la dieta sin azúcares es parte de la odontología preventiva probablemente ya lo sepas. Pero, además de evitar chuches y azúcares tu dieta también puede contribuir a la prevención de tu salud oral.

Existen alimentos que contribuyen a aumentar la inmunidad de los dientes frente a la caries. Si introduces estos alimentos de manera regular en tu dieta, la probabilidad de que aparezca la caries disminuirá, incluso podrás frenar aquellas caries que hayan aparecido.

Algunos ejemplos de estos alimentos amigos de la odontología preventiva:

  • Alimentos ricos en vitamina A: Lácteos y frutas como el albaricoque, melón y mango.
  • Alimentos que contienen vitamina D: huevos, setas y aguacate.
  • Carnes con vitamina K2
  • Legumbres, frutos secos y pescados te aportarán calcio para fortalecer tus dientes y ayudar a evitar la aparición de caries.

Si te ha gustado este artículo y crees que has aprendido sobre odontología preventiva, te animamos a que lo compartas. La odontología preventiva es aún bastante desconocida, ayúdanos en nuestra misión divulgativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.